I made this widget at MyFlashFetish.com.

viernes, 25 de noviembre de 2011

SUMISA: Cap.1 NICHOLAS JONAS. (parte dos)

Cuando su mirada encontró la de ella otra vez, Miley trató de librar su muñeca de su agarre. -Veo que usted es tan estúpido fuera de la sala de juntas como dentro.- dijo ella, con la cabeza levantada y una inclinación resueltamente arrogante en su barbilla.
Nicholas la atrajo otra vez hacia su cuerpo con un tirón y ella perdió el equilibrio. Con una boqueada suave de sorpresa ella cayó contra él, su cuerpo delgado al ras del de él. La mantuvo presionada contra él, agarrándola con una mano. Su erección se pegó duramente contra su blandura, y por el color aumentando en sus mejillas él reconoció que ella no había tenido ningún problema para notar su erección.

-Toda llena de vida como siempre, Ms. Cyrus.- Nicholas bajó su cabeza y olió el perfume de jazmín de Miley y su perfume femenino único. Él siempre había amado cómo ella olía. Desde el primer día que él la había visto, ella le había derretido la mente. -Podría tener que castigarla aquí y ahora.
Otra boqueada suave provino de Miley y trató de apartarse de él. Como él no la soltaba, ella echó su cabeza más atrás, había fuego en sus ojos color esmeralda. -Maldito seas, Jonas. -Ella le clavo el tacón alto encima de su zapato. -Deja que me marche.
En un movimiento acelerado, Nicholas soltó su muñeca lo suficiente como para ahuecar la parte de atrás de su cabeza y agarró con fuerza su sedoso pelo en su puño y aplastó su boca contra sus labios suaves, haciendo su reclamo, dejándola saber que ella era de él.
Miley trató de oponerse a Nick, dando sacudidas con la cabeza. Pero él era demasiado fuerte y poderoso.
Su beso era duro, casi brutal. Una completa y total dominación que le quitó el aliento. Ella estaba tan sorprendida que abrió los labios y Nicholas tomó ventaja, metiendo la lengua a la fuerza en su boca. Él se zambulló aún más y mientras le agarraba con fuerza el pelo con la mano, un hombre con el control total.
Cuando Cyrus se dio cuenta de lo que ocurría, empezó a besarlo, dejando entrar su lengua en su boca y luego que se enredara con la de él. Sus dedos acariciaron su pecho ancho bajo la chaqueta del traje, y descansó sus palmas en su pecho, palpándole la doblez de sus músculos duros bajo las manos. Su calor pasó a través de ella y le vino la imagen de los dos, carne caliente y sudorosa, resbaladiza contra de carne resbaladiza.
Y gemía. Dios mío, ella gemía.
La fiereza de su beso disminuyó, pero él mordió su labio inferior lo suficiente fuerte como para hacerla llorar. El dolor rápidamente mezclado para una clase de dulce placer. Antes de que ella pudiera recobrarse de su sorpresa, él empujó su lengua al interior profundo su boca otra vez. Él sabía a menta para el aliento y el sabor intoxicante de varón puro. Su mano agarró tan fuerte su pelo que ella lo podía notar tirando fuertemente de su cuero cabelludo.



En ese momento ella podía verse sometiéndose a Nick. En sus rodillas, haciendo lo que fuere que él quisiera hacerle. Sus manos atadas detrás, en su espalda mientras él le hacía el amor profundamente. Él tomándola desde atrás, o por su trasero. Tomándola de cualquier forma que él escogiera.


Parecía que el beso duraría para siempre. Cuando Nick finalmente se echó hacia atrás, sus labios estaban hinchados y húmedos, su aliento viniendo en bocanadas suaves.
Ella no podría mirarlo fijamente por lo que él finamente acaricio el camino arrogante una ceja que se levantó, mientras la observaba con esos ojos cafés increíbles. El sonido profundo y palpitante de su voz envió un borbotón de humedad entre sus muslos cuando le dijo -Eres mía para el fin de semana, Miley. - Su mandíbula apretada y su cara endurecida con una seriedad absoluta. -Harás lo que yo te mande, cuando lo diga, y seguirás mis instrucciones al pie de la letra.
Miley comenzó a negar con la cabeza, pero su mano agarró con fuerza su pelo apretadamente. -Eres un bastardo.- dijo ella. El calor la atravesó en una flama caliente. Aún en parte no era sólo cólera inundándola, era un deseo intenso. Sus palabras la habían animado más allá de lo que podía creer.
-Eso te traerá tu primer castigo- Su mirada se estrechó, sus ojos cambiando a más oscuros. -¿Tiene usted el deseo de sumar otro?
La mandíbula de Miley se cayó. Ella no podría creer que esto estaba ocurriendo. Nicholas, aquí, en este club exclusivo, y la trataba como si él fuese su Dom. Y la excitaba como nadie alguna vez lo había hecho antes.
Nick habló antes de que ella pudiera reaccionar a su comentario de castigo. -Ibas más bien a ser una esclava sexual para un DOM extraño? ¿Ibas más bien a tener sexo con alguien que no conoces, Miley?- Él la atrajo aun más apretándola contra él, cavando sus dedos fuertemente en una mejilla de su trasero y agarrando con fuerza su pelo en su otra mano. Él la presionó tan apretadamente en contra él que sus manos y sus senos fueron aplastados contra su pecho. -No dejaré que eso ocurra.- continuó. -Te he deseado,te he esperado, lo bastante como para no dejar que otro hombre te tenga.

1 comentario:

  1. -Te he deseado,te he esperado, lo bastante como para no dejar que otro hombre te tenga. - WOW! esa parte me mato! jajaja (ahora voy por el otro capi)
    atte:agusfancyrus

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario :) ♥